26 de mayo de 2017

5 claves sobre la seguridad en hospitales

La mayoría de las personas piensan que la seguridad en un hospital sólo es necesaria cuando un preso necesita asistencia médica, pero lo cierto es que la seguridad privada no es para eso, ya que la Policía suele ser quien custodie a estas personas.

La seguridad en un hospital está para vigilar el acceso y las salidas de personas, el material sensible, posibles agresiones, enfermos peligrosos, y otro tipo de problemas frecuentes en el día a día de un centro sanitario.

Para ser más específicos vamos a dividir el concepto de “seguridad hospitalaria” en 5 apartados clave:

1. Protección personal: En urgencias hay episodios violentos frecuentemente, personas que han tomado drogas, que tienen enfermedades mentales o que están en desacuerdo con el diagnóstico de los médicos y pierden la calma. La protección personal de los trabajadores y el resto de pacientes es imprescindible para que el funcionamiento de urgencias sea correcto.

2. Respeto a la intimidad: La protección de datos va mucho más allá del código “médico  paciente”, en cada hospital o centro de salud debe haber una zona de archivo cerrada al público y, a ser posible, con todo su contenido digitalizado y encriptado en una base de datos a salvo de incendios, accidentes o vandalismo.

3. Seguridad externa: Cuando una persona va a un hospital está en un estado vulnerable física o psicológicamente, por lo tanto, es clave que estos enfermos puedan descansar con tranquilidad sabiendo que el hospital es una zona segura frente a amenazas externas.

4. Material peligroso: Medicación, material quirúrgico, elementos desechables, inyecciones y todo tipo de material peligroso debe ir en contenedores de seguridad, sobre todo después de su uso.

5. Riesgo de infecciones: Cuando decimos que un hospital necesitas medidas de seguridad extra, no nos referimos a que necesite barrotes en las ventanas, sino que por la naturaleza de su actividad necesitamos planificar la seguridad del edificio en función de lo que se va a hacer en cada zona.

Es muy común que en áreas de psiquiatría, aislamiento, laboratorios o quirófano el acceso esté restringido con puertas que incorporan sistemas biométricos, código o tarjetas de identificación.

Una brecha en la seguridad de un hospital puede suponer un compromiso tanto para los pacientes como para el personal que trabaja en el edificio, es por eso que en áreas de Sanidad la seguridad externa e interna deben ir de la mano y estar compenetradas.