Quien más o quien menos, todos hemos tenido que realizar reformas en nuestra vivienda a lo largo de su vida útil. Un proceso estresante que puede mejorar nuestra calidad de vida de forma sensible pero que tenemos que planificar de forma cuidadosa para evitar sobresaltos.

Si tienes pensado realizar una reforma en casa seguro que los siguientes consejos te resultarán interesantes:

  • Ten el papeleo al día: Antes de comenzar, lo primero que debes hacer es buscar información sobre los permisos que tienes que tener para realizar una reforma.
  • Deja los cálculos a un profesional: A todos nos encanta hacernos un planning sobre cómo debe ir una reforma y dibujar un plano a medida. Pero a la hora de ponerse manos a la obra, los cálculos y estudios necesarios para la reforma los tiene que hacer un profesional, ya que la mayoría de personas no conoce elementos como la toma de tierra, instalación eléctrica, calefacción central, muros de carga y muchas cosas que se pueden dañar durante la reforma o que sencillamente hay que reemplazar.
  • Financiación sí o no: Actualmente es posible encontrar empresas de reformas que ofrecen un servicio de financiación integrado como parte complementaria a sus servicios de obra. Antes de firmar un préstamo personal, que suele tener unos intereses bastante elevados, consulta con las empresas de reforma que tengas pensado contratar.
  • Busca la rentabilidad: Cuando calcules el presupuesto de tu reforma comprende que tu vivienda sólo subirá de valor hasta cierto tope. Aunque inviertas en una cocina, suelos y muebles de muy buena calidad, en el valor de tu vivienda también influye la zona, la antigüedad del edificio o los metros habitables. Si tienes un piso de un dormitorio valorado en 80.000€ e inviertes otros 80.000€ en una reforma por todo lo alto, es muy difícil que ese piso pase a costar en el mercado 160.000€ y recuperes tu inversión. Busca un equilibrio entre coste y rentabilidad a largo plazo.
  • Seguro de responsabilidad civil: Si la reforma que quieres hacer es de gran envergadura, es muy importante que te asegures de contratar una empresa o a técnicos que tengan un seguro de responsabilidad civil para que no haya problemas si hay incidentes durante el proceso. Si surge un litigio y no hay dinero para cubrir los costes, no sólo se paralizará la reforma, sino que el coste se puede disparar.