No es difícil escuchar noticias sobre robos en comercios porque se realizan cientos cada día en toda la geografía española. El problema es que los ladrones están cada vez mejor organizados en bandas y tienen más recursos y conocimientos para burlar las medidas de seguridad.

Uno de los hechos más llamativos es que últimamente se están especializando en comercios de lujo, donde un sólo robo puede generar cientos de miles de euros de beneficios por el alto precio de los artículos. El día del lanzamiento del iPhone X se robó un camión que tenía varios miles de unidades, y a un precio que parte de los 1.159€, no hay que saber mucho de matemáticas para comprender el empeño de estas bandas.

El problema está llegando a tal punto que la mayoría de comercios están instalando cristales blindados, puertas de seguridad, cámaras acorazadas, sistemas de vigilancia con cámaras 4k, controles de acceso o incluso vigilantes de seguridad 24 horas.

Comercios como Gucci, Chanel o Luis Vuitton, donde el precio medio de los bolsos supera los 4.000€, en un sólo robo las bandas organizadas consiguen un botín prácticamente imposible de igualar en otro tipo de comercios. Además, este tipo de artículos son muy demandados en el mercado negro y su salida es rápida, por lo que es una forma de conseguir dinero en efectivo mucho más rápida que la de vender joyas, por ejemplo.

Zonas como Paseo de Gracia en Barcelona han sufrido una oleada de robos tan alta que las autoridades han tenido que instalar pivotes para evitar los “alunizajes” y el Ayuntamiento se ha visto obligado a intervenir.

Los robos a comercios de lujo generan millones de euros de beneficios y hay verdaderos ladrones profesionales que conocen muy bien el sector. Si tienes un comercio y quieres evitar robos, mejorar la seguridad de tu establecimiento es la mejor inversión a corto y largo plazo, tanto para tu tranquilidad como para tu cartera.