La mayoría de usuarios no nos solemos preocupar demasiado por la privacidad, pero esto no significa que las empresas tengan que relajar la seguridad que protege la información personal de sus clientes, al revés.

Y es que, uno de los principales motivos por los que muchos usuarios no prestan atención a la privacidad es porque no conocen las consecuencias del uso no autorizado de los datos personales.

A continuación, vamos a ver el impacto de la violación de la privacidad en los entornos más importantes de la vida de las personas:

1. Relaciones personales: Si todo el mundo conociésemos “todo” de otros nuestra manera de relacionarnos cambiaría de forma radical. Conversaciones privadas, hábitos de consumo, localización y otro tipo de información que si fuese pública pondría en serios problemas a la mayoría de personas.

2. Entorno social: En el ámbito social ocurre lo mismo que con las relaciones íntimas. En una situación como la actual, donde el conflicto político está abriendo una brecha entre Cataluña y el resto de España, la privacidad de las empresas es vital para que los ciudadanos puedan seguir llevando su vida de la forma más normal posible.

3. Relaciones laborales: Del mismo modo que muchas personas evitan hablar en horas de trabajo de temas polémicos como política o religión, una violación de la privacidad en un ordenador, que deje expuesta toda nuestra información, puede afectar de forma sensible a nuestro trabajo e incluso perderlo.

4. Impacto económico: Actualmente es muy común que cuando se filtran datos de los donantes de las campañas políticas un gran número de usuarios haga boicot contra las empresas de estas personas. Si un pequeño comerciante pierde su teléfono móvil y no tiene seguridad, alguien puede usar su información para perjudicar su negocio.

5. Bienestar personal: A nivel emocional, el uso de redes sociales y de plataformas digitales está alterando el estado psicosomático de muchas personas. Filtrar el contenido que exponemos y utilizar plataformas seguras es la única forma de irnos a dormir con tranquilidad.