Una de las bases sobre las que se asienta el negocio de la hostelería está en la privacidad y la seguridad de la estancia de los clientes. Una habitación de hotel se convierte en el hogar temporal de una persona y ese espacio debe estar protegido y transmitir seguridad para que los clientes puedan descansar. 

Cuando una persona sufre un asalto en su domicilio es muy común que tenga problemas de confianza, insomnio e incluso pase un tiempo hasta que pueda volver a dormir en su propia casa. ¿Como consiguen los hoteles que nos sintamos seguros en un sitio donde cada día pasan cientos de personas distintas? 

Conoce las 5 claves de seguridad en un hotel: 

1. Personal cualificado: Las personas que trabajan en los hoteles reciben una formación específica para reaccionar de forma adecuada a todo tipo se situaciones y compromisos de seguridad. Además, como suelen hablar varios idiomas, están capacitadas para ayudar a cualquier tipo de visitante. 

2. Controles de acceso: El acceso al hotel o al parking está controlado. En España la ley obliga a que todos los hoteles pidan y almacenen una copia digital del dni o pasaporte de cada uno de los clientes del hotel. 

3. Personal de seguridad armado: Si la categoría del hotel o el evento lo necesita, los guardias de seguridad pueden portar armas y endurecer las medidas de seguridad. 

4. Sistemas de vídeo vigilancia: Tanto la recepción, los accesos, como todas las zonas de paso públicas suelen tener sistemas de grabación de vídeo. Esto es muy útil por si hay algún robo o algún asalto. 

5. Staff 24 horas: El personal que trabaja también por la noche es clave para garantizar la seguridad y el bienestar de todos los huéspedes. Saber que fuera de tu habitación hay guardias de seguridad y personal trabajando y vigilando que todo esté en orden es casi el factor más importante para la tranquilidad de los clientes del hotel.