Hoy pocos temas fascinan más a la comunidad científica y a la sociedad que las posibilidades de la inteligencia artificial (IA) o aplicada a otros campos como el cognitivo. Es un sector con una previsión de crecimiento que no se puede calcular porque se trata de un sector en cierto modo intangible.

La inteligencia artificial ya se está colando en numerosos equipos de seguridad, de domótica o incluso en tu teléfono móvil. Este tipo de “inteligencia” permite aumentar la eficiencia de sistemas más rudimentarios, optimizar recursos y gestionar tareas complejas en milésimas de segundo. Solo en 2017 la facturación del segmento de inteligencia artificial creció más de un 59%.

Las empresas de seguridad ahora tienen la posibilidad de ofrecer a sus clientes sistemas de reconocimiento avanzados, aplicaciones cognitivas, servicios empresariales, plataformas de software más seguras y la posibilidad de simplificar el propio uso de una alarma doméstica.

Seguramente hayáis visto la película Iron Man, donde uno de los mayores protagonistas es “Jarvis”, una inteligencia artificial desarrollada por Tony Stark y que se encarga tanto del sistema de seguridad de su casa, como de gestionar todos los recursos de la empresa o incluso el apartado “fantástico” de la película. Lo mejor de este tema es que ha dejado de ser una película de super héroes y podremos ver una inteligencia artificial tan avanzada dentro de muy poco tiempo.

La domótica es el primer paso, ya que necesitamos adaptar el mayor número de tareas en casa y dotarlas del componente “tecnológico”. Y, mientras que ya puedes ver en tu teléfono móvil las imágenes en directo de tus cámaras de seguridad o ver la posición por gps de los agentes de seguridad que se acercan a tu domicilio, en unos años podrás darle órdenes complejas a la inteligencia artificial de tu casa.

¿Qué opinas de este tema? ¿Has probado ya algún servicio digital que integre algún tipo de inteligencia artificial para mejorar los sistemas de seguridad y de domótica?