El ritmo de vida que llevamos hace que cada vez tengamos menos tiempo libre y nuestra jornada laboral sea más larga y, al mismo tiempo, menos flexible. ¿Cuántos de vosotros podéis abandonar vuestro puesto de trabajo en cualquier momento sin que haya problemas?

Y no hablamos de que tu superior te llame la atención, sino a la responsabilidad de dejar desatendidas tareas que en muchos casos son vitales. Si a un médico de urgencias le entran a robar en casa, con casi total seguridad no podrá irse a comprobar qué ha pasado, y lo mismo ocurre con un conductor de autobús, alguien que trabaja en una guardería y no puede dejar desatendidos a los niños o un veterinario.

Para este tipo de personas ha nacido el servicio de acuda y custodia, un modelo de negocio en el que se autoriza previamente a la empresa de seguridad a personarse en el bien inmueble del cliente sin su presencia. Con la ventaja añadida de que el tiempo de reacción de los agentes de seguridad suele ser mucho más rápida que la de alguien que trabaja lejos o tiene que coger transporte público.

Además, el servicio de acuda y custodia se caracteriza por sacar partido a lo mejor de la tecnología, permitiendo que los clientes reciban alertas en tiempo real con todas las novedades que surjan, fotos, actualizaciones, y saber en todo momento qué es lo que está pasando en su casa y el motivo por el que ha saltado la alarma.

Según datos ofrecidos por la entidad bancaria ING, en España se contrataron el año pasado más de 300.000 hipotecas para la adquisición de nuevas viviendas. Y cuando hacemos una inversión a largo plazo, ya que la hipoteca media en nuestro país tiene una duración de 25 años, el sistema de seguridad que elegimos es clave para proteger nuestro patrimonio y a nuestra familia.

Si quiere proteger tu casa y evitar sobresaltos, infórmate sobre el servicio de acuda y custodia y disfruta de la mejor innovación aplicada al sector de la seguridad.