CÁMARAS TÉRMICAS

Las cámaras térmicas son un servicio más que se ofrece la hora de diseñar un dispositivo de seguridad. Están pensadas para clientes que tienen unas necesidades fuera de lo común y necesitan un nivel de protección avanzado. Las cámaras térmicas van más allá de donde una cámara tradicional puede ver y ofrecen una protección continua que disuade a los ladrones, acelerando el proceso de construcción y consiguiendo que la empresa de limpieza de fin de obra haga su labor lo más pronto posible.

En ciudades como Madrid, donde los asaltos y robos en edificios en construcción están a la orden del día, la instalación de cámaras térmicas son una de las soluciones más eficientes. Funcionan en diversas condiciones climáticas, sin que influya que sea de noche y pueden detectar si se trata de un animal salvaje o de personas desde una distancia muy amplia.

A nivel empresarial, las cámaras térmicas son un elemento clave a la hora de detectar accesos no autorizados a una zona altamente protegida, ya que la luz se puede reflejar y ocultar una imagen a cámara, pero la temperatura del cuerpo humano es prácticamente imposible de disimular.

Instalación de cámaras térmicas en Madrid

La instalación de cámaras térmicas es especialmente útil en ciudades como Madrid, que tienen una gran cantidad de zonas verdes y superficie montañosa. Este tipo de cámaras permite, tanto a los científicos como a la policía, analizar la situación de la zona cuando las condiciones de visibilidad no son las adecuadas.

Otro de los motivos por los que la instalación de cámaras térmicas en Madrid es útil es para estudiar la fauna de la zona y ayudar a la conservación del medio ambiente. Y es que, el aumento de los kilómetros de carreteras, los continuos atropellos y unos niveles de contaminación desbordantes, están haciendo que Madrid pierda una de sus señas de identidad más importantes: su flora y su fauna típica.

La situación es tan grave que incluso en el centro de la ciudad el ayuntamiento tiene que pedirle a los ciudadanos que no salgan a la calle a hacer deporte porque el aire que respiran tiene niveles de toxinas demasiado altos. ¿Qué ocurre con los animales que viven en los parques y en las montañas próximas a la ciudad?

La única forma de llevar un registro preciso sobre todas las especies autóctonas de la zona es con la ayuda de las cámaras térmicas.