CONTROL DE ACCESO PARA EMPRESAS

Un control de acceso es una parte fundamental de la seguridad de cualquier empresa, especialmente si se trata de ciudades grandes o el volumen de trabajadores es alto. Los controles de acceso para empresas son la mejor herramienta para controlar los horarios y para garantizar que nadie accede a un área que está restringida. Después de todo, el espionaje industrial se ha convertido en una de las causas que más dinero le hace perder a las empresas.

Este tipo de medidas es muy útil cuando es necesaria la limpieza de empresas de jardinería, ya que en ciudades como Madrid, donde es muy común que las grandes empresas tengan un espacio de descanso (o decoración) en forma de jardín, es vital que ninguna persona no autorizada pueda entrar en ellos. La imagen que proyecta un jardín mal cuidado en un cliente que pase por la zona se trasladará a su opinión general de la empresa.

Los controles de acceso para empresas llevan un registro de todos los trabajadores, así como del personal de mantenimiento, los visitantes ocasionales, socios comerciales, invitados y, si es necesario, una lista de personas non gratas.

Empresa de control de accesos en Madrid

Madrid aglutina varios miles de empresas y es una de las zonas industrializadas más potentes de Europa. Cada año grandes empresas y multinacionales deciden instalarse en nuestro país y la demanda de sistemas de seguridad avanzados y controles de acceso no deja de crecer.

Cuando una empresa tiene más de 30 o 40 trabajadores comienza a ser muy complicado llevar un registro de las entradas y salidas, las visitas de proveedores, personal de mantenimiento, limpieza, clientes que se acercan a una reunión, familiares… Un control de acceso es mucho más que un sistema de seguridad, es una herramienta que ayuda a las empresas a ahorrar dinero tanto a corto como a largo plazo.

Con un control de acceso en tu empresa evitarás que los trabajadores incumplan su horario, evitarás el acceso a zonas restringidas y podrás llevar un control férreo sobre las personas que tienen acceso a instalaciones de alto riesgo.

Si ocurre un incidente en un laboratorio, desaparecen armas de un almacén militar o si alguien sabotea un servidor, con el control de acceso tendremos una lista reducida con la que podremos extraer al culpable. Sin un sistema de control, la seguridad general cae en picado y no se puede garantizar.