4 de septiembre de 2017

Diferencias entre circuitos de vigilancia cerrados y alarmas conectadas a la central

Tenemos que partir de la base de que cada persona o empresa tienen unas necesidades especiales de seguridad. Hay un perfil de cliente que necesita un nivel de privacidad tan alto que prefiere un sistema de seguridad con cámaras dentro de un circuito cerrado.

Los sistemas de vigilancia cerrados son un tipo de sistemas de seguridad que tienen un funcionamiento independiente sin necesidad de estar conectados de forma remota con una central de alarmas. Este tipo de sistemas suele instalarse en empresas o en casas de alto nivel adquisitivo donde se busca resguardar la intimidad de los clientes o si tienen una zona de seguridad interior donde controlan todo.

Hoy en día, las cámaras de alta resolución que transmiten por wifi son algunos de los productos más demandados porque permiten al cliente consultar de forma rápida el estado de su vivienda. Sin embargo, esas imágenes también están disponibles para el personal de seguridad de las centrales de alarma, lo que en ocasiones es incompatible con la naturaleza de la actividad que se realiza.

Un ejemplo de un cliente que demanda sistemas de vigilancia con circuito cerrado son las instituciones públicas, centros sanitarios, museos, departamentos de seguridad o laboratorios y empresas que trabajan con investigaciones y patentes.

En general, la mayoría de las personas prefieren un sistema de alarma conectado a una central porque es más barato y sencillo. Y es que, una familia no tiene la capacidad de reacción ante un asalto que una gran empresa que cuenta con varios guardias de seguridad internos.

Los sistemas de seguridad cerrados también se utilizan en la industria privada cuando el material que manipulan los empleados es sensible: joyas, dinero en efectivo en los bancos, componentes electrónicos o investigaciones farmacéuticas y desarrollo de software.

Al final del día lo importante es contar con un equipo asesor como el que ofrecemos en Blinda Beep, que puede analizar las necesidades de cada cliente y recomendarle el sistema de seguridad que mejor se ajusta a sus necesidades.