DISEÑO Y CREACIÓN DE JARDINES DESDE 0

El diseño de jardines en Madrid se ha convertido en una nueva forma de aportar valor a las viviendas de la capital y alrededores. En un mercado saturado donde el ladrillo ya no es lo que era, el sector inmobiliario ha tenido que buscar alternativas para diferenciar su producto y conseguir sacar al mercado todo el stock de viviendas acumulado.

La popularidad de los jardines de diseño es tal, que la mayoría de empresas especializadas en limpieza de hoteles en ciudades como Madrid, destinan parte de su plantilla al cuidado de este tipo de elementos arquitectónicos.

Tanto a nivel privado como público se está haciendo un gran esfuerzo por ampliar las zonas verdes disponibles en las ciudades, hasta el punto que incluso algunas tiendas y hoteles están integrando plantas o creando jardines interiores que le den vida y cambien la percepción de sus espacios.

En una jungla de hormigón, el diseño y la creación de jardines se ha convertido en el arma que tiene Madrid para convertirse en uno de los destinos más deseados de España, mejorando la calidad de vida de sus ciudadanos y ampliando los espacios sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, un paso más hacia la imagen de capital europea verde.

Los jardines de diseño son un símbolo de estatus social

Mientras que en otras regiones del mundo como en Asia o Norteamérica los jardines siempre han formado una parte importante de su cultura, en España nos ha costado más destinar recursos a la creación y cuidado de jardines de diseño. De hecho, todavía es raro verlos en casas de particulares y suelen ser más frecuentes en empresas, fundaciones, hoteles y edificios gubernamentales.

Sin embargo, la tendencia global tiende a que las clases medias y altas destinen cada vez más recursos al diseño de un jardín exclusivo como símbolo de estatus social. Y, del mismo modo que hace varios siglos en los palacios se buscaba impresionar a los visitantes con la decoración y el diseño de amplios jardines, ahora se vuelve a lo mismo.

Otro de los factores que están contribuyendo a la proliferación de jardines de diseño es la necesidad de escapar de la gran ciudad, la contaminación, el ruido y el tráfico. Un jardín de diseño tiene la capacidad de aislarnos del ruido de una ciudad y de engañar a nuestros sentidos para que creamos que estamos a kilómetros de la urbe.