EMPRESA LIMPIEZA MADRID

El ritmo laboral al que estamos sometidos hace que cada vez sean más las personas que
recurran a la ayuda de una empresa de limpieza para mantener su casa o su lugar de trabajo en bue nas condiciones. En ciudades como Madrid, donde se vive a todavelocidad, el tiempo que se ahorra contratando a profesionales de la limpieza se puede re-invertir en reducir el estrés o en disfrutar con los amigos y la familia.

Limpieza de oficinas

Con privacidad, durante horarios de tarde o noche y total confianza.

Limpieza del hogar

Horario flexible y material especializado en viviendas.

Limpieza en hoteles

Agilidad, velocidad, privacidad y adaptación para el trabajo en un hotel.

Limpieza en colegios

La higiene y el ritmo que necesitan los más jóvenes.

Limpieza de final de obra

Deje como nuevo el lugar después de una obra o reforma.

Limpieza por fin de alquiler

Tenga todo listo antes de que lleguen los nuevos inquilinos.

Limpieza en profundidad

Privacidad, durante horarios de tarde o noche y total confianza.

Grandes superficies

Grandes problemas requieren grandes soluciones.

5 requisitos que debe tener una buena empresa de limpieza:

  • Personal profesional

    La limpieza de una vivienda o una oficina nunca es igual. Del mismo modo que cada cliente tiene unas necesidades específicas, cada edificio tiene un tipo mantenimiento y unos requisitos de limpieza muy concretos en función de la cantidad de personas que pasan por él, el tipo de suelo y ventanas, la decoración, muebles y muchos más. Contar con profesionales que sepan tratar todo tipo de materiales y superficies es clave para que el resultados sea óptimo.

  • Privacidad

    Tanto si se trata de una vivienda particular, como un negocio o un edificio de oficinas, la privacidad es uno de los elementos más valorados por los clientes. La discreción, la prudencia y el saber estar son requisitos indispensables.

  • Seguridad

    La limpieza de un edificio es un trabajo a largo plazo que requiere de que el personal seleccionado sea de total confianza. Estas personas tendrán acceso a todas las dependencias sin vigilancia, en muchas ocasiones manipularán objetos de valor y el cliente tiene que tener la seguridad de que su patrimonio está en buenas manos.

  • Capacidad de adaptación

    Vivimos en una sociedad en constante cambio y ya son muy pocas las personas que tienen un horario laboral de 8:00 a 15:00. Un profesional de la limpieza tiene que tener la capacidad horaria de adaptarse a los clientes, saber desenvolverse en todos los terrenos y salir airoso de situaciones inesperadas como accidentes domésticos, fiestas, mudanzas o eventos.

  • Simplicidad

    Si hay algo que agradecen los clientes cuando quieren contratar a una empresa de limpieza es que esta le facilite todo el proceso. Nadie quiere lidiar con imprevistos ni solucionar problemas, por lo que es tarea de la propia empresa solucionar cualquier tipo de incidente antes de que repercuta en el cliente.