25 de septiembre de 2017

Gestión de infraestructuras y seguridad

Una de las tareas más importantes tras la creación de una infraestructura importante es su mantenimiento y seguridad. No basta con planear una buena ejecución, coordinar todas las etapas de planificación, diseño o construcción si no tenemos en cuenta la gestión de la misma y los posibles problemas de seguridad que puede tener.

Un ejemplo claro de infraestructura que necesita una gestión continuada y controles de seguridad son los hospitales, las autopistas de peaje, las centrales eléctricas, de agua o un edificio logístico que gestione la conexión a internet el teléfono de una ciudad.

Las infraestructuras han estado siempre bajo la supervisión de la Administración Pública, pero con la liberalización de servicios como la luz, el agua, el gas o el teléfono, cada vez son más las empresas privadas que necesitan de servicios externos de seguridad para proteger las infraestructuras que componen su modelo de negocio.

Externalizar la seguridad ha permitido que muchos de estos servicios no cambien y puedan seguir desarrollándose con total normalidad. Y es que, si la gestión de un centro hospitalario ya es complicado, tener que diseñar un plan de seguridad específico para cada localidad tiene un coste difícil de asumir si no se está especializado en ello.

Un buen plan de seguridad alarga la vida útil de las infraestructuras

El desgaste intencionado de las infraestructuras supone un coste millonario para las empresas privadas y para el Estado. No sólo hablamos de personas que roban material, sino de desperfectos a todos los niveles.

A pesar de que la concienciación ciudadana mejora cada año, todavía es necesario que se vigilen un gran número de infraestructuras que por su naturaleza contienen elementos de gran valor económico. ¿Cuántas veces han robado en tu localidad el cobre de las líneas telefónicas?

Evita el deterioro de las infraestructuras y los actos de vandalismo, pídenos información y diseñaremos un sistema de seguridad a tu medida.