31 de julio de 2017

La importancia de las rutas escolares y los monitores

Cuando hablamos del cuidado de niños y menores de edad siempre hay que elegir los servicios adecuados y más seguros para ellos. Debido a la movilidad demográfica y a que cada vez más padres tienen que acudir a puestos de trabajo lejos de casa, muchos niños necesitan el servicio de transporte escolar.

El problema viene cuando se trata de niños demasiado pequeños y que no tienen la capacidad de viajar solos en transporte sin supervisión. ¿Qué ocurre si surge una avería o una situación de emergencia y los niños están solos?

Aquí es donde entra la figura de los monitores escolares de las rutas escolares, personal entrenados de forma profesional para cuidar de los niños y niñas durante el período escolar o en campamentos de verano.

Los monitores escolares garantizan a los padres que sus hijos estarán seguros durante la ruta, y también se encargan de hacer recuento de personas para no olvidar a nadie, tienen el teléfono de los padres para llamarlos si surge algún problema y gestionan la recogida de los niños.

Otro motivo por el que los monitores de ruta escolar son muy útiles es cuando los padres no pueden ir a recoger a los niños a la parada de autobús y autorizan a un familiar a que los recoja. Avisando a los monitores, nos aseguramos de que nuestro hijo sólo salga del autobús con alguien de confianza.

Esto es especialmente útil cuando hay problemas en el núcleo familiar, problemas de custodia o maltrato de género. Ya que, en estas situaciones, los niños se convierten en un arma para hacer daño a la otra parte del matrimonio.

¿Tus hijos utilizan el transporte escolar? ¿Tiene vuestra ruta monitores? Si vuestro centro escolar, campamento o cualquier actividad necesita de monitores, no dudéis en poneros en contacto con nuestro equipo de asesoramiento personalizado, donde os ayudaremos paso por paso a diseñar un plan de servicios a vuestra medida.