CONSERJERÍA

Conserjería

Encargado de seguridad

La conserjería y la figura del conserje son dos elementos fundamentales del proceso de mantenimiento de un edificio. No importa si se trata de un bloque de pisos de una comunidad de vecinos, un hospital, un colegio, un hotel, una universidad o una empresa, el conserje es una figura a la que todo el mundo recurre cuando hay incidentes y necesitan ayuda.

Aunque en muchas ciudades pequeñas se ha perdido, en Madrid las limpiezas profesionales las gestionan las consejerías de cada edificio. Es un pequeño departamento que se encarga de que todo esté en orden y que no falte ningún detalle para que el funcionamiento general siga su curso diario.

Un conserje vigila los accesos, tiene llaves de todas las zonas del edificio, conoce a los visitantes frecuentes, sabe los horarios y las necesidades de todo el mundo, media entre las discusiones de las comunidades de vecinos y se convierten en una barrera más de seguridad frente a los asaltos a viviendas y a los robos con violencia.

No es igual que una banda de ladrones entre a robar en un chalet aislado que accedan a un bloque de pisos donde la conserjería está al tanto de todo y puede avisar a los vecinos y a la policía si ve algo extraño. De hecho, no se trata solo de planificar la limpieza profesional, sino que en ciudades como Madrid donde todo el mundo trabaja lejos de casa, los conserjes suelen recibir el correo y la paquetería, algo muy útil y que ahorra mucho tiempo a los inquilinos.

Otra de las funciones más valoradas es la de guardar una copia de las llaves de cada oficina o vivienda. De esta forma, si una persona pierde sus llaves no tendrá que gastar dinero en un cerrajero de urgencia y podrá recurrir a su conserje para que le abra la puerta de casa.

Un conserje no es sinónimo de mantenimiento y limpieza profesional, es un sinónimo de tranquilidad.

Comunidades de vecinos

Vele por los intereses comunes de todos lo vecinos

Urbanizaciones

Mantener un entorno limpio subirá la categoría de la urbanización