LIMPIEZA EN HOTELES

Limpieza en hoteles

Los hoteles son establecimientos donde continuamente entra y sale gente, la limpieza es una parte imprescindible que se encarga de que todo esté en buenas condiciones para el siguiente cliente que llega.

¿Imaginas llegar a un hotel y que tu habitación esté sucia y sin preparar? Es  algo impensable y le puede arruinar la reputación a una empresa hotelera.

5 características que debe tener una empresa de limpieza

1. Agilidad

Una empresa de limpieza que trabaje en un hotel tiene que formar una plantilla de trabajadores que tengan la capacidad de trabajar rápido y cumplan un volumen mínimo por hora. En un hotel todos los servicios se cronometran y se hace una media, por lo que si algún empleado no cumple con su cuota se perjudica al resto del servicio.

2. Disponibilidad horaria

En los hoteles de categorías superiores el servicio de limpieza es 24 horas y siempre hay un mínimo disponible para cualquier tipo de imprevisto que surja durante la noche. La limpieza en un hotel no entiende de festivos, noches o vacaciones, es un servicio básico sobre el que se sustenta la imagen del propio hotel y gran parte de las críticas.

3. Trabajo bajo presión

La limpieza en un hotel es irregular y cada día es distinto al anterior. Puede que en temporada baja el servicio de limpieza termine sus tareas más fuertes a media mañana, pero que se haga una reserva para el día siguiente de 2 grupos grandes y tener que tener todo listo en pocas horas.

4. Privacidad

Uno de los requisitos más importantes para una empresa de limpieza que opera en un hotel es que todos sus trabajadores sigan el más alto estándar de privacidad del sector. Un hotel es el segundo hogar del cliente y lo que ocurre dentro de las instalaciones del mismo no debe hacerse público.

5. Capacidad de adaptación

Ni todas las habitaciones de un mismo hotel son iguales ni los clientes exigen las misas cosas. Durante un día común podemos encontrarnos con habitaciones que huelen a humo y que hay que eliminar, destrozos, averías en el baño, clientes con alergia a los ácaros y al polvo, o incluso clientes VIP que exigen un tipo de limpieza específica.