MANTENIMIENTO DE GRANDES EXTENSIONES

Las empresas de limpieza en Madrid para particulares se están especializando en mantenimiento de grandes extensiones, una nueva forma de dar servicio que responde a la demanda creciente de superficies que pueden exceder fácilmente varios miles de metros cuadrados.

A nivel individual, cuando pensamos en la limpieza de una casa o de una pequeña oficina, nos viene a la mente la imagen de un par de personas con carritos. Pero la realidad es muy distinta, el mantenimiento de grandes superficies se hace con herramientas punteras y con productos profesionales que no están al alcance del público general en un supermercado.

Seguramente hayas visto como en algunas cadenas de supermercados, centros comerciales, palacios de congresos o aeropuertos el equipo de limpieza se limita a conducir máquinas que hacen el trabajo por ellos. Esta es la única forma de conseguir cumplir con los objetivos dentro de un período de tiempo razonable y sin tener que invertir mucho dinero en personal extra.

Las empresas de limpieza en Madrid saben que el mantenimiento de grandes
extensiones requiere de una inversión importante en maquinaria de limpieza. Pero, al mismo tiempo, este gasto inicial se amortiza desde muy corto plazo al disminuir los gastos fijos de seguridad social, seguros, sueldos, bajas y demás características implícitas en un contrato laboral de cualquier persona.

Si además, la superficie que tenemos que cuidar tiene rasguños, desperfectos, decoloración, desgaste o cualquier otro tipo de desperfectos, el mantenimiento de esa gran superficie se complica bastante y habrá que aplicar productos y técnicas de restauración. Existen productos que devuelven el buen aspecto a los suelos de madera, reducen hasta un nivel casi invisible las rayas en suelos de piedra, o masilla para las paredes que tienen agujeros de cuadros que ya no están colgados.

Además, en las grandes superficies se suelen celebrar eventos que exigen una rapidez
de limpieza muy alta, ya que todo el tiempo que está sucio ese espacio se pierde dinero porque no se puede alquilar a otra persona. Una situación que se agrava si entre evento y evento no hay mucho tiempo de diferencia.

Un buen ejemplo a pequeña escala sería la limpieza de habitaciones de un hotel o en unas salas de cine, un servicio que tiene que hacerse en un tiempo limitado para sacarle el máximo rendimiento económico posible a ese espacio.