SISTEMAS DE SEGURIDAD PARA EDIFICIOS

Los sistemas de seguridad para edificios son el hermano mayor de las alarmas domésticas. Se trata de un sistema combinado de diferentes elementos de seguridad que permiten proteger una zona mucho más amplia que una vivienda habitual de una familia. Habitualmente está orientado a empresas, edificios gubernamentales y a grandes patrimonios.

Durante el diseño del proyecto de seguridad para un edificio, la empresa de seguridad tendrá que analizar la estructura, distribución y los accesos del mismo. Es importante conocer el tráfico que hay alrededor del edificio para diseñar rutas de evacuación, así como localizar posibles amenazas y adaptar todos estos datos para anticiparse a cualquier evento.

Son muchas las empresas que instalan una alarma simple o ponen una puerta blindada, pero no se preocupan de saber que el edificio contiguo está desprotegido (los ladrones pueden entrar destrozando una pared en segundos), o que es un edificio antiguo que está conectado a túneles ya olvidados en el sótano.

La mejor seguridad se diseña de forma personalizada

La principal diferencia por la que distinguimos un proyecto de seguridad individual de uno orientado a la protección de una empresa es por la complejidad de los activos que se quieren proteger. Mientras que a nivel particular el número de clientes que requieren seguridad de alto nivel es reducida, a nivel empresarial la necesidad de contar con sistemas de seguridad para edificios, controles de acceso y personal armado no deja de crecer.

Para que un sistema de seguridad sea efectivo tiene que adaptarse a las necesidades de cada cliente. Hay que estudiar la arquitectura de cada edificio, ver sus puntos débiles y reforzarlos, además de integrar dentro del mismo medio una gran cantidad de elementos independientes que, cuando se combinan, consiguen completar un sistema de seguridad prácticamente infalible.

Cámaras 4K, cámaras térmicas, sensores de movimiento, controles de acceso, personal armado, habitaciones del pánico, puertas con cierre automático, puertas blindadas, sistemas biométricos de identificación y la posibilidad de recibir alertas en tiempo real en tu teléfono móvil son sólo algunas de las ventajas que tienen hoy en día los sistemas de seguridad avanzados.

De hecho, una de las principales ventajas de la seguridad moderna es que el dueño de un edificio no tiene que desplazarse al mismo cuando hay una alerta, sino que puede ver en directo lo que está pasando y esperar a que los agentes se acerquen al lugar de los hechos para comprobar el estado de la incidencia.