24 de julio de 2017

Cómo es el trabajo real de un vigilante de seguridad personal

La figura del vigilante personal de seguridad, popularmente conocido como guardaespaldas, es una de las más conocidas en la industria y ha sido motivo de numerosas historias de acción y amor en Hollywood. Pero, ¿qué tiene de real la ficción?

Cuando una persona contrata los servicios de seguridad personal se debe a que se encuentra en una situación crítica, donde su integridad personal y la de su familia está en peligro.

Algunas de las funciones más destacadas de un guardaespaldas son:

– Evitar secuestros: En pleno 2017, uno de los problemas más comunes son los secuestros. No importa si es un secuestro exprés de un día para exigir dinero a la familia o si se trata de una extorsión mayor, los secuestros son una de las situaciones más peligrosas y que más secuelas psicológicas dejan, por lo que todo tipo de familias acuden a empresas de seguridad para evitarlos.

– Proteger información corporativa: El espionaje corporativo es uno de los negocios más lucrativos de nuestro siglo. En una era donde las patentes y la información lo es todo, la seguridad para proteger el desarrollo de nuevos productos y servicios es clave para la rentabilidad de las empresas.

– Proteger figuras de Estado: No sólo los políticos necesitan seguridad, sino que hay una larga lista de personas que forman parte del aparato del Estado y que necesitan protección durante el desarrollo de su trabajo.

– Coordinar equipo de seguridad: Otra de las funciones de un guardaespaldas es la de coordinar la agenda de su cliente con el resto de su trabajo y actividades sociales. Dirigir al equipo de seguridad, asegurar el perímetro, planificar rutas de llegada y salida, etc.

– Apoyo en profesiones extraordinarias: Hay cierto tipo de profesiones que requieren de los servicios de agentes de seguridad personal incluso cuando no existe una amenaza personal contra la persona. Hablamos de personas famosas y celebrities que mueven masas de gente y necesitan una barrera física entre el público y ellos. ¿Imaginas a un cantante de pop comprando en un centro comercial? Hoy en día sería imposible andar 1 metro sin seguridad.