VIDEO ANÁLISIS DE EMPRESAS Y VIVIENDAS

Las cámaras de vigilancia se han convertido en un compañero más que viaja con nosotros allá donde vayamos. No importa si es durante las horas de trabajo en una empresa, durante tus ratos de ocio en un restaurante o en un centro comercial, o si estás descansando en casa, la vídeo vigilancia nos rodea en todos los ámbitos de nuestra vida.

A diario, las empresas de limpieza de colegios de Madrid recogen los vestigios de novatadas, abusos y peleas, sobre todo en los baños, ya que son zonas donde está prohibido colocar cámaras para proteger la privacidad de los niños.

¿No es casualidad que la mayor parte de los abusos sucedan en zonas no vídeo vigiladas?

La lucha contra el bullying en las zonas de trabajo y en los colegios es complicada, pero los sería aún más sin la ayuda de la vídeo vigilancia. Es el único sistema que existe para denunciar una situación de acoso o violencia cuando el resto de compañeros callan por miedo. Son el elemento de seguridad perfecto para dejar constancia de un delito y tomar cartas en el asunto lo más rápido posible en cada circunstancia.

El vídeo análisis como prueba durante un proceso judicial

Estamos acostumbrados a ver procesos de vídeo análisis durante los partidos de fútbol o incluso durante el tenis pero, las pruebas de vídeo análisis suelen ser algunas de las que tienen más peso a la hora de dictar una sentencia judicial. Y es que, cuando un equipo de expertos analiza un vídeo, la evidencia física es irrefutable y mucho más fiable que el testimonio de una persona: Las personas mienten, las imágenes no.

Ya no hablamos siquiera de un robo donde se identifique a los ladrones con las manos en la masa, sino de que en situaciones tan delicadas como en una violación o una situación de maltrato de género, donde no haya un parte médico que certifique el delito, una grabación de vídeo puede ser la única prueba de valor que tenga la víctima más allá de su palabra.

Las personas se sorprenderían si supieran la cantidad de personas que pierden un juicio porque una cámara de un cajero automático, de un restaurante o de un portal de un edificio les ha grabado cometiendo un delito. Las cámaras de vídeo son una red de seguridad que, bien usadas, nos protegen a todos de forma contundente.