La preocupación por la seguridad de la unidad familiar es uno de los factores que más están escalando en nuestra lista de prioridades. Los continuos asaltos a viviendas y la violencia con la que se producen, incluso a plena luz del día, hace que nos tomemos muy en serio la seguridad de nuestra casa y queramos contar con la ayuda de un profesional del sector.

Cada estructura familiar es distinta y tiene unas necesidades que no tienen por qué ser iguales a las de su vecino, por lo que el uso de alarmas estandarizadas no deja de ser una solución temporal y no 100% efectiva. Para que tu casa sea segura es necesario que un experto en seguridad analice todos los factores de riesgo que la rodean: accesos, localización, distribución de las habitaciones, ventanas, seguridad de la puerta de entrada, diseño de la urbanización o incluso si en el interior de la vivienda se van a guardar objetos de gran valor.

Un profesional del sector de la seguridad realizará un estudio de todos los factores de riesgo que pueden suponer una amenaza y diseñará un dispositivo acorde a nuestras necesidades. ¿Es una zona de alto riesgo? ¿Se almacenan joyas en casa? ¿Es necesaria la creación de una habitación del pánico?

El diseño de viviendas particulares ya no se realiza de la misma forma que hace unos años, ahora la privacidad y la seguridad de las viviendas son uno de los requisitos más importantes para atraer clientes y conseguir vender promociones. Si un comprador ve que una casa cuenta con un sistema de seguridad avanzado, donde se cubran todos los frentes posibles ante una amenaza se multiplicarán las posibilidades de que se cierre la operación.

No podemos olvidarnos que el hogar es el sitio más confortable y seguro que tenemos, un espacio donde sentirnos seguros y dentro de nuestra zona de confort debería ser la norma.