Con el aumento de los vehículos vendidos cada año, el espacio para aparcar en las grandes ciudades escasea y muchas veces es todo un reto encontrar una plaza de aparcamiento que esté cerca del sitio al que queremos ir. La figura del parking privado es más importante que nunca para aliviar este problema y el sector se está modernizando para aumentar la seguridad y poder hacer frente al aumento del tráfico.

Los robos de vehículos, el desguace y a la venta por piezas, los golpes y las rallas son frecuentes en la calle, y siendo un coche una de las inversiones más fuertes que hace una persona de clase media, no es de extrañar que cada vez más conductores opten por acudir a diario a un parking privado para estacionar su coche antes de ir al trabajo o de compras.

Elementos de seguridad que no pueden faltar en un parking privado:

  • Circuito de cámaras de seguridad
  • Controles de acceso físicos
  • Lectores de matrículas
  • Software especializado y equipos informáticos siempre actualizados
  • Rejas de máxima seguridad para usar en zonas conflictivas o durante el horario nocturno
  • Guardias de seguridad
  • Vigilancia 24 horas

La combinación de todos estos elementos hace que la gente prefiera dejar su vehículo en un parking privado antes que en la calle. Ya que, en un parking privado es prácticamente imposible que roben un vehículo y, si algún conductor le da un golpe a tu coche mientras aparca siempre quedará registrado con las cámaras y podrás iniciar una reclamación legal.

Otro de los factores que han ayudado al éxito del parking privado es que los vehículos están protegidos frente a factores incontrolables como el tiempo: Tormentas, granizo, árboles que se caen por el viento, tejas y ladrillos, etc, son sólo algunos de los elementos que suelen estropear un vehículo cuando el tiempo se vuelve inestable.

¿Y tú qué prefieres? ¿Sueles dejar el coche en la calle o prefieres la seguridad de un parking privado con vigilancia 24 horas?