Al diseñar un dispositivo de seguridad hay que analizar una gran cantidad de factores, siendo uno de los más importantes el riesgo percibido y el real. El riesgo de un mismo edificio aumenta o disminuye en función de la estabilidad política, los visitantes que tiene o si se almacenan artículos de gran valor comercial.

Algunas de las zonas de alto riesgo son:

  • Viviendas de lujo: Las viviendas de clase alta son el blanco más deseado por los ladrones porque en pocos metros cuadrados suele encontrarse dinero, joyas, tecnología punta, obras de arte y piezas de mobiliario exclusivo. Además, muchas de estas viviendas están aisladas y desatendidas una gran parte del año ya que sus dueños suelen viajar mucho.
  • Edificios gubernamentales: A pesar de que en Europa estamos disfrutando de un período de paz muy extenso, los conflictos armados nos afectan cada vez más. Los edificios del gobierno son blanco habitual de las protestas, de atentados terroristas y de actos vandálicos.
  • Ciudades con inestabilidad política: En cuanto surge un problema con el gobierno y la situación política de un país o de una zona concreta se ve comprometida, la violencia y los conflictos no tardan en aparecer. Si no se aumenta la seguridad, la tensión puede destrozar la rutina y la tranquilidad de todas las personas de la zona.
  • Instalaciones militares: Otro de los puntos más conflictivos son las instalaciones militares. Y es que, este mismo verano ha ocupado todos los titulares de los medios de comunicación el robo de unas instalaciones militares en Portugal que estaban desprotegidas. En muchos países es habitual que el ejército cuente con la ayuda de empresas de seguridad privada para garantizar la seguridad de sus instalaciones y del material militar peligroso.
  • Comercios de lujo: Los comercios de firmas de lujo, joyerías o tecnología punta son otro de los blancos preferidos de los ladrones. No sólo es importante contar con cámaras de vigilancia, sino que el control de accesos, identificación de los empleados o contar con el apoyo de guardias de seguridad es vital para que estos comercios puedan operar con tranquilidad y garantizar la seguridad de su inventario y, sobre todo, de sus clientes.