cámara de vigilancia Blinda Beep
27 de noviembre de 2017

Gestión de personal: Control de presencia

Cuando una empresa empieza a crecer y a contratar más trabajadores es difícil controlar que todo el mundo cumpla con su horario. Si además hay varios departamentos con acceso restringido, laboratorios, zonas de diseño o investigación de patentes, el poder controlar quién tiene acceso en cada espacio es vital.

Lo cierto es que, a pesar de que los controles de presencia nacieron por la necesidad que había de controlar las llegadas y las salidas del personal cuando una empresa es muy grande, hoy en día sus funciones se han multiplicado y se utilizan para muchos ámbitos de nuestra vida: hospitales, colegios, hoteles o incluso urbanizaciones.

La gestión de personal implica tener un control absoluto sobre los movimientos de los trabajadores, lo que también permite a las empresas a recabar datos sobre la productividad, las horas extras, los incumplimientos de jornada, acotar el círculo en posibles filtraciones de datos o incluso robo de patentes.

No sólo se puede reorganizar los horarios para que los trabajadores estén más cómodos y se aumente la productividad, sino que a nivel legal el control de presencia puede servir como prueba ante una demanda o un juicio donde se puede justificar la presencia o ausencia de un trabajador y su identidad.

Aunque hay empresas del sector tecnológico que han eliminado los dispositivos tradicionales de control de personal, para dar más sensación de “libertad” a sus trabajadores, la realidad es que han trasladado estos controles a sus equipos de trabajo, monitorizando el uso del ordenador, teléfono móvil y servicios en la nube durante el horario de trabajo.

En un contexto empresarial como el actual, donde una gran parte del presupuesto de las empresas se va en marketing o en investigación y desarrollo de nuevos productos, es impensable gestionar a decenas de trabajadores sin un sistema férreo de control de personal.

Ya no se trata de ser más o menos flexible, sino que a nivel comercial o legal simplifica mucho la estrategia a seguir ante cualquier tipo de evento.