La identificación biométrica está cambiando los hábitos de consumo de la sociedad
26 de marzo de 2018

La identificación biométrica está cambiando los hábitos de consumo de la sociedad

La integración de sensores de identificación biométrica en los smartphone ha hecho que la población en general se acostumbre a su uso y su demanda suba también en otros sectores donde no era tan común su aplicación fuera de países como Japón, donde los usan en todas partes y de forma natural desde hace más de una década.

Desbloquear el teléfono, hacer una compra con la tecnología NFC, olvidarnos la cartera en casa o incluso pagar el metro con un reloj inteligente se han convertido en actividades que realizamos todos los días y que hemos adoptado con una rapidez sorprendente. Esto ha hecho que el sector de la seguridad experimente una demanda creciente para la integración de sistemas de seguridad biométricos en el hogar y en el lugar de trabajo.

Por qué llevar llaves cuando podemos acceder a la vivienda con nuestra huella, o prescindir de las tarjetas identificativas en el trabajo y utilizar un escáner de retina. Lo mejor de todo es que la democratización del uso de esta tecnología ha hecho que los precios de los sensores biométricos sean cada vez más asequibles y dejen de considerarse un artículo de lujo sólo apto para urbanizaciones de lujo o multinacionales.

La influencia de esta tecnología es tal que está cambiando los hábitos de consumo de la gente y la banca tradicional se está viendo contra las cuerdas frente a un ejército de empresas tecnológicas que tienen una base de usuarios muy fiel y con un porcentaje de satisfacción mucho más alto que cualquier entidad bancaria.

El uso de sensores biométricos para mejorar la seguridad del hogar está al alcance de tu mano y te permite dar un salto cualitativo muy alto en cuanto a seguridad general. Despreocúpate de las llaves tradicionales y pide información sobre este sistema de seguridad.