17 de julio de 2017

¿Qué son las habitaciones del pánico?

Con el aumento de la inseguridad en las viviendas como respuesta a la oleada de asaltos que estamos viviendo en los últimos años, cada vez son más las personas que quieren instalar un espacio seguro en sus casas: una habitación del pánico.

Hablamos de habitación del pánico para definir un entorno 100% seguro frente amenazas externas donde podemos refugiarnos. Puertas y paredes reforzadas, sin ventanas, no se dibujan en el plano público de los edificios y es imposible acceder sin autorización.

Otra de las características más importantes de una habitación del pánico es que el acceso generalmente está escondido. Podemos usar una habitación con una puerta blindada o podemos esconder el acceso tras una estantería o un fondo de armario falso, la idea general es la de dificultar a los delincuentes que puedan localizarnos dentro de nuestra propia casa.

Uno de los conceptos más extendidos es que este tipo de habitaciones son sólo para personas que tienen un nivel de ingresos muy alto. Pero lo cierto es que se puede convertir en habitación del pánico casi cualquier cuarto de una casa normal.

¿Sabías que en España se producen más de 10.000 asaltos a viviendas cada mes?

Las habitaciones del pánico son una respuesta natural al cambio de comportamiento de los ladrones y bandas armadas que ahora operan a plena luz del día o cuando dormimos. Ya no esperan a que el inquilino esté de vacaciones, ahora este tipo de delincuentes atan, pegan a sus víctimas y son mucho más agresivos.

Si estamos en casa y salta la alarma, podremos refugiarnos en nuestra habitación del pánico junto a nuestra familia mientras esperamos a que lleguen los servicios de seguridad o emergencias.

En Blinda Beep sabemos que cada cliente es diferente, por eso diseñamos habitaciones del pánico a medida para cada persona, teniendo en cuenta la distribución de su vivienda, que sea fácil de acceder en caso de alarma o el tamaño necesario según cada familia.