14 de septiembre de 2017

Por qué son mejores los teclados numéricos a las llaves tradicionales

Las llaves son un símbolo muy importante en nuestra sociedad, se utilizan desde hace cientos de años y tienen incluso paralelismos religiosos con civilizaciones tan antiguas como la egipcia. Hoy en día una llave puede ser tradicional o virtual, siendo estas primeras una tecnología obsoleta que hay que complementar con otro tipo de sistemas de seguridad.

Las llaves tradicionales son fáciles de falsificar y, en el mejor de los casos, siguen siendo un objeto físico que alguien puede robar o manipular. Por eso, en Blinda Beep ofrecemos sistemas de seguridad que controlan el acceso mediante teclados numéricos que evitan este tipo de problemas.

Una clave memorizada es imposible de robar pero la huella del dedo o una llave física son elementos mucho más propensos a perder su utilidad en un contexto de seguridad física.

La carrera tecnológica de la seguridad se acelera

Muy pocos se hubieran imaginado hace 10 años que tendríamos entre nosotros dispositivos protegidos con huellas digitales o reconocimiento facial de última generación en dispositivos como los teléfonos móviles o en cualquier puerta de una casa. La democratización de la tecnología está provocando que tecnología reservada a las élites esté a disposición de todo el mundo.

Lo cierto es que los delincuentes cada vez están mejor organizados y tienen mejores medios para “trabajar”. Lejos ha quedado la imagen de holgazán que roba porque no tiene trabajo, ahora hablamos de bandas organizadas con entrenamiento profesional similar al del ejército, y que sistemas rudimentarios de seguridad no son más que un juego para ellos.

Siempre hemos defendido que la mejor medida de seguridad es la precaución, pero no deja de ser verdad que si disponemos de mecanismos de seguridad de última generación como cámaras de vigilancia 4k, sensores biométricos o puertas de seguridad, estaremos mucho más tranquilos en casa.