19 de junio de 2017

El número de personas dependientes aumenta

Según el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), 1 de cada 4 personas en España cobra algún tipo de prestación social. La demanda de servicios sociales para personas dependientes no deja de aumentar y se está convirtiendo en una de las salidas profesionales con más futuro.

El envejecimiento de la población está aumentando a un ritmo muy alto. De hecho, la velocidad es tal que los gobiernos de muchos países están reformando en profundidad el sistema de pensiones públicas para evitar que quiebre.

En Blinda Beep hemos desarrollado una oferta de servicios sociales que cubren las  siguientes necesidades:

Asistencia domiciliaria (incluyendo la preparación de alimentos).

– Enfermeras.

– Matronas.

Personas dependientes.
– Atención a personas mayores.

Personas con discapacidad.

Este tipo de servicios auxiliares se pueden combinar entre sí para conseguir el apoyo necesario para garantizar el bienestar de la persona que necesita asistencia.

¿Sabías que desde hace unos años en España fallecen más personas de las que nacen?

La esperanza de vida está aumentando a un ritmo nunca visto hasta ahora. Los nuevos tratamientos médicos, el acceso a una vivienda confortable, una alimentación sana y rica, así como la erradicación de algunas enfermedades están haciendo que hoy en día sea muy normal superar los 80 años de media.

El problema surge cuando por una discapacidad o por el envejecimiento natural una persona no puede valerse por sí misma y necesita ayuda. ¿Hasta qué punto es bueno internar a alguien en una residencia?

La asistencia a domicilio es la más recomendada en la mayoría de los casos porque evitamos el estrés que le genera a los pacientes el cambio del entorno. Además, al seguir conviviendo con su familia el apoyo emocional es constante y los lazos familiares se mantienen fuertes.

Los servicios auxiliares de Blinda Beep garantizan que todas las personas que necesiten cuidados especiales puedan seguir viviendo en casa sin que ningún familiar tenga que dejar su trabajo para cuidarlos. Enfermeros, asistentes sociales, una persona que esté especializada en tratar a gente con discapacidad y otros servicios están al alcance de tu mano.