4 de agosto de 2017

Protege las construcciones frente a robos y sabotajes

Uno de los problemas más graves que tienen los constructores cuando están haciendo una obra son los robos de material y el vandalismo. No se trata de casos aislados, sino que hay bandas organizadas que están especializadas en entrar en zonas en obra y robar desde material hasta herramientas o incluso el cableado eléctrico y de teléfono.

Imaginemos por un momento que somos un constructor o un particular que está construyendo o reformando una casa. ¿Qué ocurre si alguien entra en la obra y nos roba?

No sólo pueden atrasarnos en los plazos de construcción, sino que el coste económico puede ser muy alto. Además, si también producen destrozos o se daña la estructura, el trabajo de semanas o meses tendrá que rehacerse.

En Blinda Beep disponemos de guardias de seguridad que protegen la zona en obras y sus alrededores. Ponemos a disposición del cliente coches patrulla que vigilan la zona y que pueden ser geolocalizados en tiempo real a través de nuestra web, así como también es posible recibir partes actualizados, alarmas y situaciones de riesgo, fotos, o conocer el recorrido que hacen los guardias cada noche.

El sector de la construcción es uno de los motores que sostienen la economía española y hay mucho dinero en el aire. Invertir en aumentar la seguridad de la obra y proteger nuestros activos es una de las mejores soluciones para evitar imprevistos y sustos durante la construcción o reforma de nuestra vivienda.

Y es que, otro de los problemas más frecuentes es que, cuando la vivienda está casi terminada y sólo falta dar el permiso de habitabilidad, conectar la luz, el agua y detalles menores, las ocupaciones ilegales de viviendas se están disparando de forma masiva.

Los ocupas entran en las viviendas y se conectan de forma ilegal a la red de suministro eléctrico público, así como el agua. Es un drama social complicado y al que nadie le gusta forma parte; por desgracia, aumentar la seguridad es la única medida que podemos tomar para evitarlo.