imagen de la espalda de un vigilante de seguridad en un evento
13 de noviembre de 2017

Vigilancia en eventos públicos

La seguridad en eventos públicos se ha convertido en un asunto de interés a nivel mundial. En los últimos 5 años estamos viviendo una serie de incidentes relacionados con el terrorismo que están poniendo a prueba a los gobiernos de medio mundo. Esto se traduce en que la vigilancia en eventos públicos ha cambiado de forma radical.

Si hace unos años el problema principal de los eventos era el aforo y la ruta de evacuación frente a un posible incidente. Hoy hay que tener en cuenta muchas más variables para garantizar que no hay problemas.

Algunas de las medidas que se toman en eventos públicos importantes son:

– Cierre de las estaciones de metro más cercanas al evento.

– Cierre al tráfico de vehículos privados y barreras de control.

Identificación de todo el personal que trabaja en el evento.

– Agentes de seguridad en puntos estratégicos.

– Registro de bolsos y mochilas en la entrada, detectores de metales y líquidos no autorizados.

– Inhibidores de frecuencia.

– Asistencia sanitaria.

– Memoria descriptiva del evento.

Rutas de evacuación.

Bloqueo de carreteras y avenidas con bloques de hormigón o pistones.

Para tomar cada una de estas medidas extraordinarias de seguridad, cada empresa tendrá que hacer una evaluación de riesgos y anticipar cualquier tipo de incidente, así como disponer de protocolos de intervención que garanticen que los agentes de seguridad están capacitados, concretar que las instalaciones cumplen todos los requisitos de seguridad, comunicación directa con la Policía y tener asistencia sanitaria.

España es uno de los países del mundo donde se realizan más congresos, ferias de muestras, conciertos, festivales y eventos turísticos. Somos el cuarto país del mundo en turismo receptor y la población de algunas ciudades se puede triplicar durante temporada alta.

Garantizar la seguridad de todas las personas que asisten a un evento público requiere de más atención que nunca. Y es que, si bien es cierto que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la Policía trabajan sin descanso para prevenir atentados, a pie de calle la seguridad privada sigue siendo indispensable para evitar incidentes de todo tipo